Entrada destacada

COMENTARIO DE TEXTO: "DON PELAYO Y EL INICIO DE LAS CONQUISTAS CRISTIANAS"

Alfonso III (866-910).  El relato cristiano: Crónica de Alfonso III.         Pelayo estaba con sus compañeros en el monte Auseva,...

martes, 2 de mayo de 2017

COMENTARIO DE TEXTO: GUILLERMO DE OCKHAM

Imagen de Guillermo de Ockham de un vitral de un templo en Surrey (Wikipedia)


Clasificación del documento
Título. Críticas de Guillermo de Ockham al papado de Aviñón.
Autor. Guillermo de Ockham.
Fecha. Segundo cuarto del siglo XIV.
Tipo de documento. Texto de carácter público.
Tipo de fuente. Es una fuente primaria, el texto es un fragmento del libro de Ockham, “De imperatorum et pontificum potestate”.
Temática general o naturaleza del texto. Texto escrito por el inglés Guillermo de Ockham, filósofo y teólogo franciscano, que influenciado por Scoto defendió la separación entre fe y razón, y llegó a ser el máximo represéntate del pensamiento nominalista, se enfrentó a los partidarios de la doctrina escolástica. Es un texto de carácter narrativo de orientación político-religiosa.  

Esquema del texto. Jerarquía de ideas
Idea principal. El rechazo a la teocracia pontificia establecida en Avignon como forma de gobierno interno de la Iglesia. 
Idea secundaria. Las graves abusos e injusticias que la estructura política pontificia, estaba cometiendo en diferentes colectivos.
Idea secundaria. El mismo Ockham propone la solución al problema planteado por la teocracia pontificia: establecer las verdaderas competencias del Papa.

Comentario propiamente dicho
Contexto histórico
A lo largo del siglo XIII se sucedieron en Europa una serie de acontecimientos de gran importancia para tiempos posteriores. La difusión, conocimiento y estudio de las obras de Aristóteles cambiarán el pensamiento de esta época de la mano de San Alberto Magno y de su discípulo Santo Tomas de Aquino (1225-1274), máximo representante de la escolástica; pensamiento muy próximo al papado que explica la verdad revelada con el principio de que la verdad es una y por lo tanto no puede haber contradicción entre la verdad revelada y la racional, fe y razón.
Casi al mismo tiempo surgirá otra corriente contraria, el nominalismo, iniciada por el franciscano Juan Duns Scoto (1266-1308), que será llevada a la máxima expresión por su discípulo Guillermo de Ockham, estableciendo la separación total entre fe y razón.
En ese tiempo, las emergentes ciudades con nuevas formas de vida y pensamiento, hacen que las órdenes monásticas de ámbito rural se queden aisladas, dejando un hueco que será cubierto por las nuevas órdenes mendicantes que bajo el principio de pobreza evangélica tomarán el relevo en el desarrollo espiritual de la sociedad europea, sirviendo como modelo los Dominicos y Franciscanos, que pese a sus diferencias con la Iglesia se mantendrán fieles a su autoridad. Mucha importancia tuvo en la difusión de estas nuevas ideologías la proliferación de las universidades de la mano de los nuevos poderes y la invención de la imprenta.  
El siglo XIV es un siglo de grandes crisis, en lo político con el afianzamiento de los estados nacionales y en lo religioso con la ruptura de la unidad de la Iglesia Católica por el Cisma y sus consecuencias, la debilidad del papado y la decadencia de la escolástica, que tiene poco que ofrecer a las nuevas cuestiones que interesan al hombre que surge con el Renacimiento y que se plasmarán en el Humanismo, con inquietudes que se alejan cada vez mas de los problemas que había suscitado la escolástica durante el siglo XIII.
Comentario de las ideas principales y secundarias
Ockham se muestra en desacuerdo con el excesivo poder de los papas y sobre todo por la forma en que es utilizado para su conveniencia. Entiende que las causas de este poder absoluto están en dos cuestiones básicas, el origen divino de su poder y su carácter ilimitado, que otorgaban al Papa la “plenituto potestatis” para intervenir en cuestiones teológicas y políticas.   
Para el autor, las injusticias y los abusos cometidos por el papado amparándose en su poder absoluto, sirven para demostrar que la teocracia pontificia no es la mejor forma de gobierno de la Iglesia, por lo que debe de ser cambiada. No solo critica el excesivo poder del Papa, sino que propone la solución al problema: establecer las verdaderas competencias del Papa.
Acontecimientos relacionados
Las doctrinas de Óckam y el averroismo, con su teoría de la doble verdad, abrieron una nueva forma de pensamiento, la llamada vía moderna, que llevará a incrementar el estudio de la física, las matemáticas y la lógica, sobre todo en las universidades inglesas, que rompieron durante el siglo XIV la unidad de pensamiento que caracterizó el siglo XIII.

Conclusión
El texto es importante, es parte de una obra que refleja un nuevo pensamiento filosófico, el nominalismo, que esencialmente separa la fe y la razón, la filosofía y la teología, la Iglesia y el Imperio. La credibilidad del texto esta fuera de toda duda, ha llegado a nosotros tal cual lo escribió Guillermo de Ockham.

Bibliografía.
Donado Vara, J.; Echevarría Arsuaga, A. y Barquero Goñi, C.: La Edad Media (siglos XIII-XV). Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2014.
Duby, G.: Atlas histórico. Madrid: Debate, 1997, (1ª ed. 1989).
Echevarria, A. y Rodríguez, J. M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2013.
Kinder, H. y Hilgemann, W.: Atlas histórico mundial. I. De los orígenes a la Revolución francesa. Madrid: Istmo, 1996, (18ª ed.), 1983 (1ª ed.).
López Pita, P. y Ladero Quesada, M. F.: Los siglos medievales del occidente europeo. Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2016.




miércoles, 23 de noviembre de 2016

TALLER DE HISTORIA 2016: COMENTARIO DE TEXTO CON CITAS BILIOGRÁFICAS

Comentario de texto: Carlomagno 
De todas las guerras que sostuvo, la primera fue la de Aquitania, que su padre había empezado pero que no había terminado. La emprendió porque le parecía que podía llevarse a cabo rápidamente mientras toda­vía vivía su hermano al que incluso había pedido ayu­da. Aunque éste no le proporcionó la ayuda que le había prometido, Carlos persistió activamente en la campaña que sostenía y no quiso desistir en su em­presa ni malograr definitivamente todo el esfuerzo antes de llevar a buen fin lo que se había propuesto conseguir con su inquebrantable perseverancia.
Fragmento del mapa de la formación y reparto del Imperio carolingio (Duby, 1997: 40)
Hu­noldo, que tras la muerte de Waifredo había intenta­do invadir Aquitania y reavivar la guerra ya casi extin­guida, fue obligado a dejar Aquitania y a dirigirse a Gasconia. Pero como Carlos no soportaba que éste se estableciera allí, atravesó el Garona y envió emisa­rios ordenando al duque de los vascones, Lupo, que le devolviera el tránsfuga; que, si no lo hacía rápida­mente, le declararía la guerra. Pero Lupo, haciendo uso de buen juicio, no sólo le devolvió a Hunoldo, sino que incluso se puso bajo su potestad tanto él como la provincia que gobernaba.

Eginhardo: Vida de Carlomagno (ed. A. de Riquer). Barcelona: PPU, 1986, p. 57. 

Carlomagno. letteraturaecinema.blogspot.com

1) Clasificación del documento
(es el primer paso en el análisis y comentario del texto), en el que podemos determinar los siguientes datos:
Título, Autor, Fecha (circunstancias espaciotemporales del texto).
Es un fragmento de la Vida de CarlomagnoEscrita por el monje Eginhardo contemporáneo y cronista de Carlomagno entre los años 830 y 840. Eginhardo había estudiado en la escuela palatina de Alcuino de York, y es la fuente principal para conocer el reinado de Carlomagno. Escribió la Vita Karoli imperatoris, de la que se conservan 80 manuscritos. Se conservan también unas 60 cartas que contienen muchas noticias sobre personajes de la época (Donado y Echevarría, 2014: 184).
Tipo de documento (destino público o privado) y tipo de fuente (es primaria o secundaria).
Se trata de un texto de destino público y de una fuente primaria.
Temática general (o naturaleza del texto); jurídico (si trata de leyes y decretos, constituciones, tratados…); histórico-literario (tiene carácter subjetivo, memorias, autobiografías, cartas, artículos de prensa, incluso la novela histórica…); narrativo (discursos, proclamas…); texto historiográfico (obra de un historiador o autor posterior a los hechos, son obras de historia con finalidad investigadora y científica…). 
Es un texto histórico-literario, por su carácter subjetivo.

Carlomagno somete a los Sajones. httpwww.arteguias.com
2) Esquema del texto (o análisis del texto), en el resumimos el texto explicando cada una de sus partes, precisando la jerarquía de las ideas, señalando cuál es la principal y cuáles las secundarias, al principio incluso podemos definir los términos importantes del texto.
En el texto podemos diferenciar tres partes:
En la primera parte habla de la guerra, la guerra con razón de ser del incipiente estado Carolingio. Alude por tres veces a su hermano. Es importante entender el enfrentamiento entre hermanos, desde el año 768 en que muere Pipino el Breve y el 771 en que muere Carlomán. Idea secundaria.
En la segunda parte, Carlos derrota y persigue en territorio hostil al insurrecto Hunoldo; no perdona a los traidores. Idea secundaria.
En el final del texto, muestra a un gran Carlos, que atraviesa el territorio hostil y que es temido por sus enemigos. Acaba recibiendo de Lupo el duque de los vascones, juramento de fidelidad. Esta idea puede ser la principal y es la que subyace en todo el texto; la grandeza de Carlomagno

Charlemagne (812-814). Wiquipedia
3) Comentario propiamente dicho (clasificado y analizado, comienza el comentario).
a) Contexto histórico.
Pipino “el Breve” (751-768) continuó la política de consolidación del dominio franco en las fronteras de Germania y en la Galia meridional. Pero su mayor éxito fue lograr la sumisión de Aquitania, estableciendo condes francos en el ducado y regulando mediante una capitular la pacificación de aquitana.
Cuando muere (768) divide el reino entre sus hijos: Carloman recibió Alemania, la Alsacia, Borgoña, Aquitania interior, Septimania y Provenza; y Carlos, la Aquitania marítima, Neustria y Austrasia, y las zonas de fronteras más prometedoras.
La muerte de Carloman (771) evita una guerra entre los dos hermanos y deja el poder en manos de Carlomagno.
Carlos inicia su reinado con una intensa actividad guerrera, fundamento esencial del poder. La guerra permite abastecer la cámara real y asegurar la colaboración de los aristócratas mediante la obtención del botín y los tributos de los vencidos.  La actividad militar de Carlomagno no es producto de un plan establecido, sino que se actúa en función de las circunstancias (Ladero y López, 2012: 111-112).
b) Comentario de las ideas principales, identificando a los protagonistas del texto. Comentario de las ideas secundarias.
Tras el reparto de Pipino el Breve, comenzaron las desavenencias hasta que muere Carlomán. Carlos se apropió del reino y la viuda se exilia en la corte lombarda. El autor refleja desavenencias y culpa a Carlomán. Carlos debe afrontar el combate sin ayuda, le quita responsabilidades en el conflicto y hace más grande la hazaña.
Hunoldo se refugia en el territorio vascón, pero Carlos no puede permitir que huya sin recibir su castigo, no importándole internarse en territorio hostil. Es tan grande Carlos, que no pide, sino que ordena y tal es el temor que inspira, que el Duque Lupo ante su amenaza de guerra, no duda en darle lo que pide y además le entrega el ducado de Vasconia.
c) Acontecimientos relacionados.
Carlomagno para asegurarse el poder entorno a su dinastía, hizo entrar a los condes, obispos y abades en el vasallaje mediante un contrato; de tal forma, que a la fidelidad natural debida al soberano se uniese una fidelidad personal más estrecha, mediante la cesión de un beneficio, en principio revocable, pero que con el tiempo se convirtió en hereditario. El vasallaje comenzaría en los momentos de debilidad de la dinastía a destruir la estructura del estado, en beneficio del sistema feudal (Ladero y López, 2012: 119).

4) Conclusión, detallando la importancia del texto y su grado de fiabilidad teniendo en cuenta todos los puntos anteriores.
El cronista Eginhardo, con esta obra pretende dejar constancia de la vida de Carlomagno con un único fin, agradecer los favores del emperador y loar sus hazañas. El autor no es imparcial, no se limita a narrar los acontecimientos.
El texto de Eginhardo es importante, pues narra los episodios de la vida de Carlomagno sobre la que posee una información privilegiada, pero su empeño en ensalzar al protagonista le quita objetividad, cualidad imprescindible en todo texto histórico, por lo que la fiabilidad del texto queda en entredicho. 

Comentario de texto: Carlomagno

   Este es un fragmento de la Vida de Carlomagno. Que fue Escrito por el monje Eginhardo contemporáneo y cronista de Carlomagno entre los años 830 y 840. Había estudiado en la escuela palatina de Alcuino y es la fuente principal para conocer el reinado de Carlomagno. (Donado y Echevarría, 2014: 184). Se trata de un texto de destino público y de una fuente primaria y es un texto histórico-literario, por su carácter subjetivo.
En el texto podemos diferenciar tres partes, en la primera habla de la guerra, la guerra como razón de ser del incipiente estado Carolingio y alude por tres veces a su hermano, alusión importante para entender el enfrentamiento entre ellos desde el año 768 en que muere Pipino el Breve y el 771 en que muere Carlomán (Idea secundaria). En la segunda parte, Carlos derrota y persigue en territorio hostil al insurrecto Hunoldo; no perdona a los traidores. (Idea secundaria). El final del texto, muestra a un gran Carlos, que atraviesa el territorio hostil y que, temido por sus enemigos, acaba recibiendo de Lupo el duque de los vascones, juramento de fidelidad. Esta idea puede ser la principal y es la que subyace en el texto; la grandeza de Carlomagno.
Pipino “el Breve” (751-768) continuó la política de consolidación del dominio franco en las fronteras de Germania y en la Galia meridional. Pero su mayor éxito fue lograr la sumisión de Aquitania, estableciendo condes francos en el ducado y regulando mediante una capitular la pacificación de aquitana.
Cuando muere (768) divide el reino entre sus hijos. Carloman recibió Alemania, la Alsacia, Borgoña, Aquitania interior, Septimania y Provenza; y Carlos, la Aquitania marítima, Neustria y Austrasia, y las zonas de fronteras más prometedoras. La muerte de Carloman (771) evita una guerra entre los dos hermanos y deja el poder en manos de Carlomagno.
Carlos inicia su reinado con una intensa actividad guerrera, fundamento esencial del poder. La guerra permite abastecer la cámara real y asegurar la colaboración de los aristócratas mediante la obtención del botín y los tributos de los vencidos.  La actividad militar de Carlomagno no es producto de un plan establecido, sino que se actúa en función de las circunstancias (Ladero y López, 2012: 111-112).
Tras el reparto de Pipino el Breve, comenzaron las desavenencias hasta que muere Carlomán. Carlos se apropió del reino y la viuda se exilia en la corte lombarda. El autor refleja desavenencias y culpa a Carlomán. Carlos debe afrontar el combate sin ayuda, le quita responsabilidades en el conflicto y hace más grande la hazaña.
Hunoldo se refugia en el territorio vascón, pero Carlos no puede permitir que huya sin recibir su castigo, no importándole internarse en territorio hostil. Es tan grande Carlos, que no pide, sino que ordena y tal es el temor que inspira, que el Duque Lupo ante su amenaza de guerra, no duda en darle lo que pide y además le entrega el ducado de Vasconia.
Carlomagno para asegurarse el poder entorno a su dinastía, hizo entrar a los condes, obispos y abades en el vasallaje mediante un contrato; de tal forma, que a la fidelidad natural debida al soberano se uniese una fidelidad personal más estrecha, mediante la cesión de un beneficio; en principio revocable, pero que con el tiempo se convirtió en hereditario. El vasallaje comenzaría en los momentos de debilidad de la dinastía a destruir la estructura del estado, en beneficio del sistema feudal (Ladero y López, 2012: 119).
Eginhardo, con esta obra pretende dejar constancia de la vida de Carlomagno con el fin de agradecer los favores del emperador y loar sus hazañas. El autor no es imparcial. El texto de Eginhardo es importante, narra la vida de Carlomagno sobre la que posee una información privilegiada, pero no es objetivo, cualidad imprescindible en todo texto histórico.

Bibliografía
DONADO VARA, J. y ECHEVARRÍA ARSUAGA, A.: La Edad Media I (siglos V-XII). Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2014 (184).
DUBY, G.: Atlas histórico. Madrid: Debate, 1997, (1ª ed. 1989) (40).
ECHEVARRÍA, A. Y RODRÍGUEZ, J.M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, (2ª ed. 2013).
LADERO QUESADA, M. F. y LÓPEZ PITA, P.: Introducción a la historia del Occidente Medieval. Madrid. Ed. Ramón Areces, (2ª ed. 2010) (111-119).
LADERO QUESADA, M. A.: Historia Universal. Edad Media. Barcelona: Vicens Vives, 1987.

FIN

miércoles, 16 de noviembre de 2016

TALLER DE HISTORIA 2016: USO ETICO DE LA INFORMACIÓN Y DE LAS CITAS BILIOGRÁFICAS

Uso ético de la información
(Biblioteca UNED, 2013)
Introducción:
La Sociedad del Conocimiento que es en la que se desarrolla nuestro trabajo intelectual, implica, que continuamente recibamos y busquemos información; frecuentemente su procedencia está en la red.
El uso cotidiano de Internet facilita acciones como el “copiar y pegar”, además de proporcionar la errónea impresión de que todo está accesible sin trabas.
Este supuesto hace imprescindible conocer las implicaciones legales, sociales y éticas de la información.
Definiciones de la Real Academia de la Lengua:
Ética: “Conjunto de normas morales que rigen la conducta humana”.
Plagiar: “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”.
Paráfrasis: “Frase que, imitando en su estructura otra conocida, se formula con palabras diferentes”.


¿Qué es el plagio?
Repetir un texto sin hacer referencia a su autor.
Copiar imágenes, música, etc. sin citar su procedencia.
Utilizar información extraída de un trabajo o publicación y no citarla.
Parafrasear un texto, es decir, plasmarlo con otras palabras sin citar las fuentes.
Comprar o conseguir un trabajo y presentarlo como propio

httproble.pntic.mec.es

¿Cómo evitar el plagio?
Evitamos el plagio de las siguientes maneras:
Cuando utilizamos una información proporcionando datos de su procedencia, citando la fuente.
Identificando y reconociendo las fuentes.
Citando la bibliografía utilizada.
Entrecomillando, tomando notas de los autores, etc.
Identificando inequívocamente de donde se ha obtenido la información.
GOOGLE
Programas antiplagio
Son programas informáticos que comparan textos y permiten reconocer si un trabajo tiene similitudes con otros publicados. Esto facilita, tanto al profesor como al estudiante o investigador, reconocer si un documento ha sido plagiado. (Ejemplos).
EducaRed, herramienta gratuita sólo para Windows:
Copyscape,  permite introducir la dirección de una página web para analizar.

Bibliografía

Biblioteca de la UNED. (2013). Uso ético de la información y citas bibliográficas. Consultado el 7 de noviembre de 2016, en http://www.uned.es/biblioteca/tutorial_uso_etico/presentacion.htm




lunes, 23 de marzo de 2015

PRÁCTICA DE UN COMENTARIO DE UN MAPA PASO A PASO

ECHEVARRÍA, A. y RODRIGUEZ, J.M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2013.
LA INGLATERRA DE GUILLERMO I (1066-1087)
1) Observar con detenimiento el mapa y sus leyendas
Leyenda del mapa:
-  Castillos levantados bajo Guillermo I
-  Territorio disputado por los reyes escoceses
-  Chester: marcas galesas
-   Durham: control frontera escocesa
-   Puntos de apoyo

Observación del mapa:
- Identificamos los castillos diseminados por Inglaterra construidos por Guillermo I.
-  Vemos al sur de Escocia una línea discontinua, un espacio sombreado, marcas, con los castillos de Carlisle y Durham para control de la frontera. Una gruesa flecha en dirección norte indica los movimientos de avance hacia la frontera de Escocia. Más al sur el castillo de York, es un punto de apoyo para los movimientos hacia Escocia.
- Al oeste del mapa en Gales observamos una línea discontinua, luego las marcas galesas, con los castillos de norte a sur de Chester, Shrewsbury y Hereford, y un punto de apoyo, Worcester. Una flecha al sur de la frontera y dentro del territorio de Gales indica la vía de penetración de las ofensivas normandas.
-  Vemos como los castillos se acumulan en el centro y sur de Inglaterra, sobre todo sobre los cauces de los ríos y en el sur, próximos a la costa, para repeler posibles agresiones.
-  En el sur de la isla esta marcada la batalla de Hastings (1066).
- Los trazos discontinuos que limitan Escocia y Gales, indican una frontera imprecisa, en litigio.

2) Clasificación del mapa atendiendo a su tipología[1]: político, político-social, económico, demográfico, cultural, etc.
Se puede clasificar como un mapa político. Muestra las fronteras entre Inglaterra, Gales y Escocia, así como la extensión de los espacios de fricción, batallas determinantes, la ubicación de los puntos de defensa y organización social del territorio a caballo de los ríos y de la costa sur, sobre todo.

3) Situar el mapa en su contexto histórico, mediante la redacción de un breve resumen de los acontecimientos o realidades que pretende representar.
A principios del siglo X Carlos el Simple cedió a los daneses el principado de Normandía en concepto de feudo. Anglosajones y normandos de ascendencia danesa siguieron disputándose la hegemonía política sobre Inglaterra a principios del XI. Con Canuto el Grande se produjo la unificación de Inglaterra, Dinamarca y Noruega, pero desde su muerte en 1035 este Imperio entró en crisis.
En 1043, los anglosajones eligieron rey a uno de los suyos, a Eduardo I el Confesor, bajo su reinado la realeza inglesa perdió prestigio, tras su muerte en 1066 sin herederos directos, varios candidatos se disputaron su herencia. Al final, sería Guillermo I duque de Normandía, su sucesor. Guillermo al frente de los normandos, desembarca en Inglaterra el 1 de octubre de 1066, obtiene una importante victoria en Hastings, donde muere el otro candidato Haroldo, lo que le permitió alcanzar el trono inglés con el beneplácito del Papa.
El nuevo monarca emprendió una serie de reformas en las estructuras políticas y sociales de Inglaterra, imponiendo un fuerte control en todo el territorio. Destaca la inmigración de barones normandos y la política de construcción de castillos como centros administrativos feudales y militares, en un proceso gradual de normalización de la política y de la sociedad inglesa, que adquirió una administración eficiente. Convirtiéndose Inglaterra en la primera monarquía feudal propiamente dicha, con el rey en lo más alto de la pirámide feudal y bajo él, prestándole acatamiento, el resto de la nobleza.
Rápidamente intentó la expansión de sus dominios hacia Gales e Irlanda, creando una serie de condados fronterizos. Escocia le causó más problemas y tuvo que contentarse con proteger la frontera norte del reino. En los últimos años de su gobierno ordenó la elaboración del conocido “Domesday Book” o Libro del día de cuentas, donde se recogieron todas las propiedades de Inglaterra, con el fin de conocer los recursos de su reino. Promovió la reforma del clero y de los monasterios, mostrándose defensor de la Iglesia. A su muerte, sus dominios se dividieron entre sus hijos, correspondiendo a Guillermo II el Rojo el reino de Inglaterra, y a Roberto Courteheuse el ducado de Normandía. División que provocó la enemistad entre los hermanos al sentirse Roberto perjudicado. Guillermo supo imponerse aunque se ganó la enemistad de la Iglesia.

4) Proceder a explicar el contenido mediante el análisis de los datos que ofrece: fechas, nombres (ciudades, batallas, etc.) símbolos o flechas que describan movimientos o procesos, gráficos caso de contenerlos, límites y fronteras y cualquier otro elemento susceptible de ser interpretado y analizado.
Identificamos en el mapa algunos de los casi 500 castillos que diseminados por Inglaterra fueron construidos por orden de Guillermo I para implantar su poder y controlar a la población. Advertimos como los castillos representados se acumulan en el centro y sur de Inglaterra, sobre todo sobre los cauces de los ríos y en el sur, próximos a la costa, para repeler posibles agresiones.
Vemos al sur de Escocia el espacio que corresponde a las marcas, con los castillos de Carlisle (1092) y Durham para control de la frontera. Una gruesa flecha en dirección norte pero que no penetra en la geografía de Escocia, indica los movimientos de avance hacia la frontera de Escocia, mas para defenderse de los posibles ataques escoceses que para avanzar en la conquista. Más al sur el castillo de York, es un punto de apoyo para estos movimientos de defensa.
Al oeste del mapa en Gales, observamos cerca de la línea discontinua que representa la frontera pero en territorio inglés, las marcas galesas con los castillos ubicados en el mapa de norte a sur; identificamos los de Chester, Shrewsbury y Hereford, del que parte una flecha casi al sur de la frontera que se adentra en el territorio de Gales e indica una vía de penetración de las ofensivas normandas. Sobre Hereford se ubica el punto de apoyo de Worcester. En el sur de la isla esta marcada la batalla de Hastings (1066) que dio el poder a Guillermo I.
Vemos también representados los ríos ingleses más importantes, el río Támesis, el río Tamar y el río Trent, entre otros sin nombre que surcan toda la geografía de la isla y que eran importantes vías de comunicación. Para su control vemos ubicados en sus orillas numerosos castillos. 

5) Elaborar conclusiones atendiendo a la importancia de los hechos o procesos representados, intentando compararlos o relacionarlos con otros lugares y acontecimientos históricos del momento.
Este hecho histórico fue importante, ya que la victoria Normanda en Inglaterra, fue la causa efecto de su integración plena en la Europa feudal. A Inglaterra son trasladadas la lengua, las costumbres y la mentalidad feudal francesa, así como las nuevas corrientes espirituales a través de los monjes cluniacenses y cistercienses, a corto plazo esta integración se convertirá en una amenaza para la propia Francia, cuando a la dinastía Normanda le suceda la de los Anjou-Plantagenet.  
Otro suceso histórico próximo, aunque diferente es la conquista de Sicilia por los normandos, que no fue realizada de modo oficial con un duque a la cabeza sino por clanes familiares, que llamados en principio por los príncipes lombardos para que les prestasen ayuda frente a los bizantinos, vieron la oportunidad de aprovechar sus conquistas para lograr estados personales sin tener que prestar por ello homenaje a ningún poder superior. Uno de estos clanes fue el de los Hauteville, oriundos de esta localidad Normanda.
Roger II (1105-1154), fue el máximo exponente de estos señores normandos de Italia. Roger logró reunir todos los dominios normandos en Italia y convertirlos en un solo reino,  consiguiendo que fuera uno de los mejor organizados de la época. Su reino fue muy importante gracias a su posición estratégica en el mediterráneo.

Comentario del mapa de la Inglaterra de Guillermo I
(Eliminados los epígrafes, puede quedar así)
Se puede clasificar como un mapa político. Muestra las fronteras entre Inglaterra, Gales y Escocia, así como la extensión de los espacios de fricción, batallas determinantes, la ubicación de los puntos de defensa y organización social del territorio a caballo de los ríos y de la costa sur, sobre todo.
A principios del siglo X Carlos el Simple cedió a los daneses el principado de Normandía en concepto de feudo. Anglosajones y normandos de ascendencia danesa siguieron disputándose la hegemonía política sobre Inglaterra a principios del XI. Con Canuto el Grande se produjo la unificación de Inglaterra, Dinamarca y Noruega, pero desde su muerte en 1035 este Imperio entró en crisis.
En 1043, los anglosajones eligieron rey a uno de los suyos, a Eduardo I el Confesor, bajo su reinado la realeza inglesa perdió prestigio, tras su muerte en 1066 sin herederos directos, varios candidatos se disputaron su herencia. Al final, sería Guillermo I duque de Normandía, su sucesor. Guillermo al frente de los normandos, desembarca en Inglaterra el 1 de octubre de 1066, obtiene una importante victoria en Hastings, donde muere el otro candidato Haroldo, lo que le permitió alcanzar el trono inglés con el beneplácito del Papa.
El nuevo monarca emprendió una serie de reformas en las estructuras políticas y sociales de Inglaterra, imponiendo un fuerte control en todo el territorio. Destaca la inmigración de barones normandos y la política de construcción de castillos como centros administrativos feudales y militares, en un proceso gradual de normalización de la política y de la sociedad inglesa, que adquirió una administración eficiente. Convirtiéndose Inglaterra en la primera monarquía feudal propiamente dicha, con el rey en lo más alto de la pirámide feudal y bajo él, prestándole acatamiento, el resto de la nobleza.
Rápidamente intentó la expansión de sus dominios hacia Gales e Irlanda, creando una serie de condados fronterizos. Escocia le causó más problemas y tuvo que contentarse con proteger la frontera norte del reino. En los últimos años de su gobierno ordenó la elaboración del conocido “Domesday Book” o Libro del día de cuentas, donde se recogieron todas las propiedades de Inglaterra, con el fin de conocer los recursos de su reino. Promovió la reforma del clero y de los monasterios, mostrándose defensor de la Iglesia. A su muerte, sus dominios se dividieron entre sus hijos, correspondiendo a Guillermo II el Rojo el reino de Inglaterra, y a Roberto Courteheuse el ducado de Normandía. División que provocó la enemistad entre los hermanos al sentirse Roberto perjudicado. Guillermo supo imponerse aunque se ganó la enemistad de la Iglesia.
Identificamos en el mapa algunos de los casi 500 castillos que diseminados por Inglaterra fueron construidos por orden de Guillermo I para implantar su poder y controlar a la población. Advertimos como los castillos representados se acumulan en el centro y sur de Inglaterra, sobre todo sobre los cauces de los ríos y en el sur, próximos a la costa, para repeler posibles agresiones.
Vemos al sur de Escocia el espacio que corresponde a las marcas, con los castillos de Carlisle y Durham para control de la frontera. Una gruesa flecha en dirección norte pero que no penetra en la geografía de Escocia, indica los movimientos de avance hacia la frontera de Escocia, mas para defenderse de los posibles ataques escoceses que para avanzar en la conquista. Más al sur el castillo de York, es un punto de apoyo para estos movimientos de defensa.
Al oeste del mapa en Gales, observamos las marcas galesas con los castillos ubicados en el mapa de norte a sur, identificamos los de Chester, Shrewsbury y Hereford, del que parte una flecha casi al sur de la frontera que se adentra en el territorio de Gales e indica una vía de penetración de las ofensivas normandas. Sobre Hereford se ubica el punto de apoyo de Worcester. En el sur de la isla esta marcada la batalla de Hastings (1066) que dio el poder a Guillermo I.
Vemos también representados los ríos ingleses más importantes, el río Támesis, el río Tamar y el río Trent, entre otros sin nombre que surcan toda la geografía y que eran importantes vías de comunicación, para su control vemos ubicados en sus orillas numerosos castillos. 
Este hecho histórico fue importante, ya que la victoria Normanda en Inglaterra, fue la causa de su integración plena en la Europa feudal. A Inglaterra son trasladadas la lengua, las costumbres y la mentalidad feudal francesa, así como las nuevas corrientes espirituales a través de los monjes cluniacenses y cistercienses, a corto plazo esta integración se convertirá en una amenaza para la propia Francia, cuando a la dinastía Normanda le suceda la de los Anjou-Plantagenet.  
Otro suceso histórico próximo, aunque diferente es la conquista de Sicilia por los normandos, que no fue realizada de modo oficial con un duque a la cabeza sino por clanes familiares, que llamados en principio por los príncipes lombardos para que les prestasen ayuda frente a los bizantinos, vieron la oportunidad de aprovechar sus conquistas para lograr estados personales sin tener que prestar por ello homenaje a ningún poder superior. Uno de estos clanes fue el de los Hauteville, oriundos de esta localidad Normanda. Roger II (1105-1154), fue el máximo exponente de estos señores normandos de Italia. Logró reunir todos los dominios normandos en Italia y convertirlos en un solo reino,  consiguiendo que fuera uno de los mejor organizados de la época. Su reino fue muy importante gracias a su posición estratégica en el mediterráneo.

Bibliografía
DONADO VARA, J. y ECHEVARRÍA ARSUAGA, A.: La Edad Media I (siglos V-XII). Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2014.
DUBY, G.: Atlas histórico. Madrid: Debate, 1997, (1ª ed. 1989).
ECHEVARRÍA, A. y RODRIGUEZ, J.M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2013.
KAPLAN, Michel (dir.): Edad Media, siglos IV-X. Granada: Universidad de Granada, 2004.
KINDER H. y HILGEMANN, W.: Atlas histórico mundial. I. De los orígenes a la Revolución francesa. Madrid: Istmo, 1996, (18ª ed.), 1983 (1ª ed.).
LÓPEZ PITA, P. y LADERO QUESADA, M. F.: Introducción a la historia del Occidente Medieval. Madrid: Fundación Ramón Areces, 2009.






[1] Los documentos cartográficos históricos pueden ser mapas políticos (muestran fronteras entre estados, su evolución, extensión, guerras, etc..); mapas político-sociales (revelando la extensión de una revolución, de cualquier problema o hecho social, etc..); mapas económicos (situación de áreas económicas -de cualquier sector-, vías de comunicación, rutas comerciales, etc..); mapas demográficos (movimientos de población, densidades de población, etc..); mapas culturales (distribución de un movimiento artístico, extensión de una cultura, de un movimiento cultural, de centros educativos…). Web del profesor: Porfirio Sanz Camañes (UCLM). http://www.uclm.es/profesorado/psanz/anama.asp 

Marzo de 2015


 

viernes, 28 de noviembre de 2014

COMENTARIO DE TEXTO: "DON PELAYO Y EL INICIO DE LAS CONQUISTAS CRISTIANAS"


Alfonso III (866-910). 
El relato cristiano: Crónica de Alfonso III.
       Pelayo estaba con sus compañeros en el monte Auseva, y el ejército de Alqama (con 187.000 soldados) llego hasta él y alzó innumerables tiendas frente a la entrada de la cueva. El predicho obispo subió a un montículo situado ante la cueva de la Señora y habló así a Pelayo: 'Pelayo, Pelayo, ¿dónde estás?' El interpelado se asomó a la ventana y respondió: “Aquí estoy”. El obispo dijo entonces: “Juzgo, hermano e hijo, que no se te oculta cómo hace poco se hallaba toda España unida bajo el gobierno de los godos y brillaba más que los otros países por su doctrina y ciencia, y que, sin embargo, reunido todo el ejército de los godos, no pudo sostener el ímpetu de los ismaelitas, ¿podrás tú defenderte en la cima de este monte? Me parece difícil”. Escucha mí consejo: “vuelve de tu acuerdo, gozarás de muchos bienes y disfrutarás de la amistad de los caldeos”. Pelayo respondió entonces: “¿No leíste en las Sagradas Escrituras que la Iglesia del Señor llegará a ser como el grano de la mostaza y de nuevo crecerá por la misericordia de Dios?” El obispo contestó: “Verdaderamente, así está escrito”. Pelayo dijo: “Cristo es nuestra esperanza; que por este pequeño montículo que ves sea España salvada y reparado el ejército de los godos”. Confío en que se cumplirá en nosotros la promesa del Señor, porque David ha dicho: ¡Castigaré con mi vara sus iniquidades y con azotes sus pecados, pero no les faltará mi misericordia!. Así, pues, confiando en la misericordia de Jesucristo, desprecio esa multitud y no temo el combate con que nos amenazas. “Tenemos por abogado cerca del Padre a nuestro Señor Jesucristo, que puede librarnos de estos paganos”. El obispo, vuelto entonces al ejército, dijo: “Acercaos y pelead. Ya habéis oído cómo me ha respondido, a lo que adivino de su intención no tendréis paz con él, sino por la venganza de la espada”.
            Alqama mandó entonces comenzar el combate, y los soldados tomaron las armas. Se levantaron los fundíbulos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Virgen Santa María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como Dios no necesita las lanzas, sino que da la palma de la victoria a quien quiere, los cristianos salieron de la cueva para luchar con los caldeos; emprendieron éstos la fuga, se dividió en dos su hueste, y allí mismo fue al punto muerto Alqama y apresado el obispo Oppas. En el mismo lugar murieron ciento veinticinco mil caldeos, y los sesenta y tres mil restantes subieron a la cumbre del monte Aseuva y por el lugar llamado Amuesa descendieron a la Liébana. Pero ni estos escaparon a la venganza del Señor; cuando atravesaban por la cima del monte que está a orillas del río llamado Deva, junto al predio de Cosgaya, se cumplió el juicio del Señor: el monte, desgajándose de sus cimientos, arrojó al río los sesenta y tres mil caldeos y los aplastó a todos. Hasta hoy, cuando el río traspasa los límites de su cauce, muestra muchas señales de aquéllos.

La noticia musulmana: Nafh al-tib de al-Maqqari.
            Cuentan algunos historiadores que el primero que reunió a los fugitivos cristianos de España, después de haberse apoderado de ella los árabes, fue un infiel llamado Pelayo, natural de Asturias, en Galicia, al cual tuvieron los árabes como rehén para seguridad de la gente de aquel país, y huyó de Córdoba en tiempo de Al-Hurr ben Abd Al-Rahman Al-Thaqafi, segundo de los emires árabes de España, en el año sexto después de la conquista, que fue el 98 de la Hégira [716-717]. Sublevó a los cristianos contra el lugarteniente de Al-Hurr, le ahuyentaron “y se hicieron dueños del país, en el que permanecieron reinando, ascendiendo a veintidós el número de los reyes suyos que hubo hasta la muerte de Abd Al-Rahman III”.
            Dice Isa ben Ahmad Al-Razi que en tiempos de Anbasa ben Suhaim Al-Qalbi, se levantó en tierra de Galicia un asno salvaje llamado Pelayo. Desde entonces empezaron los cristianos en al-Andalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr. Los islamitas, luchando contra los politeístas y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de su país hasta llegar a Ariyula, de la tierra de los francos, y habían conquistado Pamplona en Galicia y no había quedado sino la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con trescientos hombres.
            Los soldados no cesaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre y no quedaron en su compañía sino treinta hombres y diez mujeres. Y no tenían qué comer sino la miel que tomaban de la dejada por las abejas en las hendiduras de la roca. La situación de los musulmanes llegó a ser penosa, y al cabo los despreciaron diciendo: 'Treinta asnos salvajes ¿qué daño pueden hacernos?' En el año 133 murió Pelayo y reinó su hijo Fáfila. El reinado de Pelayo duró diecinueve años, y el de su hijo dos. Después de ambos reinó Alfonso, hijo de Pedro, abuelo de los Banu Alfonso, que consiguieron prolongar su reino hasta hoy y se apoderaron de lo que los musulmanes les habían tomado.
SÁNCHEZ-ALBORNOZ, C. La España musulmana, Op. cit., vol. I, pp. 74-77.

Consulta de términos en glosarios, diccionarios, etc.
Munuza: gobernador o administrador de Astúrias, compañero de Tariq en la conquista.
Pelayo: alto dignatario Godo, primer rey de Asturias (718-737) (Monsalvo, 2010).
Ismaelitas: musulmanes, sarracenos, moros.
Caldeos: enemigos de Israel, se aplica al pueblo de Babilonia (Zabalo, 2004).
Alqama: general musulmán.
Oppas: obispo de Toledo, hijo de Witiza o hermano según “La Crónica Mozárabe”.
187.000: no es una cifra caprichosa, puede ser una alusión a un pasaje del Antiguo testamento, donde un ejército Asirio fue exterminado por el ángel del Señor (Zabalo, 2004).
El grano de mostaza: una alusión bíblica del texto (Zabalo, 2004).
Fundíbulos: lanza piedras, un arma utilizada en el medievo para destruir murallas. 
Al Hurr: gobernador dependiente del Califato de Damasco (716-719) (Monsalvo, 2010).
Abderrahman III: primer Califa Omeya (929-961).
Hégira: 622 d. C., referencia para el calendario musulmán.
Al-Razi: escribió una crónica de los reyes de Al-Andalus, Jiménez de Rada lo cita en su rebus Hispaniae como autor de la “Crónica del Moro Rasis” (887-955).
Anbasa: gobernador dependiente del Califato de Damasco (721-726) (Monsalvo, 2010).
Galicia: denominaban los musulmanes así al norte montañoso de la Península Ibérica, desde Pamplona al este, hasta Galicia al oeste.
Alfonso: hijo de Pedro Duque de Cantabria, casado con la hija de Pelayo, rey de Asturias tras la muerte de Favila (739-757).
Banu Alfonso: los hijos de Alfonso, nietos de Pedro.

Claves para comprender el documento.
Esta compilación de trozos de autores islamitas y cristianos ha sido cuidadosamente escogida por Sánchez-Albornoz y el resultado es una obra de gran precisión histórica. El autor acude a las dos fuentes, la cristiana y la musulmana, deja hablar a los historiadores, compiladores, cronistas, príncipes, místicos, alfaquíes, poetas, etc., en fin, a todos aquellos que dejan vislumbrar algo del íntimo vivir del Al-Andalus.  Para el autor la historia completa de un pueblo o nación debe aprisionar no sólo la superestructura individual o colectiva, sino también la intimidad del pueblo o del personaje histórico que se estudia (Amaya, 1948).
Texto cristiano. La Crónica de Alfonso III tuvo una amplia difusión y pasó a través de Rodrigo Jiménez de Rada,  a la Primera Crónica General de España compilada por orden de Alfonso X, sin introducir apenas novedades (González, 2002). De autor anónimo, sin duda un clérigo familiarizado con la lectura asidua de la Sagrada Escritura, la crónica se halla cuajada de referencias y citas bíblicas, característica común a casi toda la producción historiográfica de la Europa cristiana altomedieval, se admite que fue redactada después del año 881. En esta fecha, el autor contempla los inicios de la resistencia desde la perspectiva optimista de las victorias de Alfonso III sobre Muhammad II, que derrotado solicita al monarca una tregua de tres años (Zabalo, 2004).
Texto musulmán. Nafh al-tib de al-Maqqari (Tremecén, 1578 - El Cairo, 1632) es el autor de Nafh al-tib, cuyo nombre completo es Exhalación del olor suave del ramo verde de Al-Andalus. Tiene un gran valor histórico, al basarse en numerosas crónicas anteriores, que detallan los sucesos ocurridos en Al-Andalus. Tiene como valor añadido que hace referencia a antiguas obras hoy desaparecidas. Es una historia imprescindible para conocer los primeros momentos de la conquista de España por los musulmanes (Al Qantir, 2010).
El autor del texto se basa en lo que escribió a Al-Razi, este es autor de una crónica de los reyes de Al-Andalus. Jiménez de Rada lo cita repetidamente en su rebus Hispaniae como la “Crónica del Moro Rasis” (887-955). Que menciona los musulmanes reinantes desde Al-Hurr hasta Abderraman II y el reinado de Pelayo y sus sucesores que se apoderan de los que los musulmanes les habían tomado.

1) Clasificación del documento.
El texto cristiano es un fragmento de La Crónica de Alfonso III, de autor anónimo, redactada  a finales des siglo IX. El texto musulmán es un fragmento de Nafh al-tib de al-Maqqari, se basa en numerosas crónicas anteriores y fue escrito en el siglo XVII. Los dos textos son documentos públicos. Por su temática se clasifican como histórico-literarios y aunque los dos son fuentes secundarias, no tienen carácter historiográfico, ya que no se pueden considerar una obra de historia con finalidad investigadora y científica. La obra recopilatoria de Sánchez Albornoz si es una fuente secundaria historiográfica.

2) Esquema del texto (o análisis del texto).
El texto cristiano esta impregnado de alusiones bíblicas. En el primer párrafo el obispo Oppas intenta comprar para su causa a Pelayo, que no va a aceptar. El líder de los cristianos sabe que aunque Dios castigó las iniquidades y pecados  de los godos, como es misericordioso, ayudará a su pueblo a recuperar España y a reparar la derrota. Esta puede ser la idea principal.
En el segundo párrafo se manifiesta la victoria de Pelayo, que con la ayuda de Dios aniquila un ejército de 187.000 hombres. Una parte 125.000, mueren en la batalla con el milagro de la virgen y la otra parte 63.000, en la retirada cuando un monte los aplasta. Idea secundaria.
El texto musulmán se basa en lo que cuentan historiadores precedentes y describe en tres párrafos los acontecimientos acaecidos. El primer párrafo describe como Pelayo se sublevó contra el lugarteniente de Al-Hurr (716-717), le ahuyentaron y se adueñaron del país,  en el reinaron veintidós reyes cristianos hasta la muerte de Abd Al-Rahman III. La idea que subyace es que el autor reconoce el éxito de Pelayo y el de sus sucesores. Idea secundaria.
Cita el autor en el segundo párrafo a Al-Razi, que escribió; “en tiempos de Anbasa (721-726) se levantó en Galicia un asno salvaje llamado Pelayo”. Es importante lo que indica a continuación porque coincide con los contenidos básicos del texto cristiano; “Desde entonces empezaron los cristianos en al-Andalus a defender contra los musulmanes las tierras que aun quedaban en su poder…”. El autor expresa como el último reducto cristiano después de la conquista de los islamitas; “…la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con trescientos hombres”. Esta es la idea principal del texto musulmán, que da noticia del comienzo de la resistencia y de la organización incipiente de un reino, tratando con desprecio tanto a Pelayo como a su pueblo.
En el último párrafo el autor pone de manifiesto el desprecio a un enemigo del Islam al que no han podido reducir y las malas condiciones en que se encontraba el ejercito musulmán en una tierra pobre sin medios de subsistencia; “Treinta asnos salvajes ¿qué daño pueden hacernos?”. Para terminar hablando de cómo Pelayo y sus sucesores consiguieron prolongar su reino hasta hoy (S. XVII) y arrebatar lo que los musulmanes habían quitado a los cristianos. Idea secundaria.

3) Comentario propiamente dicho.
a) Contexto histórico.
La conquista de la Península por los musulmanes puede considerarse como la continuación de la expansión que comenzó tras la muerte de Mahoma. La conquista no fue difícil en parte por la desorganización del estado visigodo y por la colaboración de destacados godos. El estado andalusí dependiente de Damasco pronto se puso en funcionamiento y desde el 717 Córdoba se convirtió en la capital.
El foco de resistencia asturiano, supuso la primera derrota de los musulmanes en Europa y durante un siglo el Reino de Asturias fue el único territorio cristiano organizado en la Península y el único, que en su época, freno la expansión musulmana. El núcleo de Pelayo, fue reforzado por otro, el de Alfonso, que se unió a la causa de Pelayo y se caso con su hija Ermesinda, lo que propició su herencia del trono cuando murió el hijo de Pelayo, Favila. En Alfonso I (739 -757) convergieron las dos áreas de la Cornisa Cantábrica que antes se libraron de la presencia de los musulmanes.
Después de algunos reinados, llega al poder Alfonso II (791-842), un gobierno de medio siglo que se identifica con una coyuntura decisiva en la historia del reino de Asturias, por dos motivos: se afianza y logra superar las dificultades exteriores, y se organiza desde el punto de vista interno. La Crónica Albeldense afirma de este rey, que hizo revivir en Oviedo toda la constitución política de los visigodos y toda su organización eclesiástica. Sánchez-Albornoz se inclina a reducir la restauración del orden gótico atribuida a Alfonso II, a la formulación de una idea llamada a tener profundas consecuencias en la historia posterior, el llamado “neogoticismo asturleonés”, es decir, la consideración de la monarquía asturiana primero y de la leonesa luego, como directas continuadoras visigodas. 
Con el largo reinado de Alfonso III (866-910), se desarrolla la etapa más brillante de la historia del reino asturiano. La expansión territorial y un hábil sistema de alianzas, por un lado, la repoblación programada y la afirmación neogótica, por otro, constituyen las directrices fundamentales de todo el proceso político de Alfonso III. Según Menéndez Piral, el optimismo triunfalista que se respiraba en la corte y que traduce finalmente la predicción de la Crónica Profética, constituirá la clave explicativa de la estructura política de España desde el siglo X al XII: la idea imperial leonesa (Álvarez (Coord.), 2013).
b) Comentario de las ideas principal y secundaria.
La aportación histórica del texto cristiano, hay que contemplarla desde el punto de vista del clérigo cronista, que utiliza los precedentes bíblicos con un carácter positivo y paralelo, comparando a los hispanogodos con el pueblo judío. Al contemplar el cronista del siglo IX los inicios de la resistencia desde la perspectiva optimista propiciada por las victorias de Alfonso III sobre el Emir Omeya, las esperanzadas palabras que el narrador tardío pone en boca de Pelayo, cobran su sentido premonitorio (Zabalo, 2004). 
En cuanto al texto musulmán, Al-Maqqari, escribió una obra que tiene un gran valor histórico, aunque con contradicciones. El texto desprecia a los cristianos como enemigos sometidos y con poca capacidad de reacción, aunque confirma por otro lado su consolidación como resistencia y la prolongación en el tiempo de la misma. Al final desde la perspectiva que da el paso de los siglos el autor, Al-Maqqari, habla de la recuperación por parte de los hispanos de los territorios que los musulmanes les habían arrebatado. Los dos textos coinciden en la misma idea, desde ese pequeño núcleo astur se inicia la reconquista del territorio cristiano arrebatado por los musulmanes a los godos.
c) Acontecimientos relacionados.
Unos años mas tarde que comienza la resistencia astur se van formando los núcleos pirenaicos de Aragón y Pamplona. En el 800 los espacios correspondientes a Aragón, Sobrarbe y Ribagorza estuvieron sometidos a los carolingios; desde el 810 destaca un personaje, Aznar Galindo, al frente de un núcleo que desde el 828 aparece identificado como Aragón. Hacia el 800-810, Pamplona se habría librado ya de la posible dependencia fiscal musulmana; la influencia carolingia que sucedió a aquella duró poco tiempo. Fue Iñigo Arista (+851 o 852) el primer personaje destacado de una dinastía que extendía su influencia desde Pamplona hacia el pirineo occidental (Montalvo, 2010).

4) Conclusión.
Los textos son importantes por la carencia de fuentes en la época altomedieval. Su fiabilidad está en función de la de sus autores, que indudablemente son parte interesada. El cronista hispano del siglo IX, ve los inicios de la resistencia desde el punto de vista de un clérigo habituado a la lectura de las Sagradas Escrituras. Su texto impregnado de referencias bíblicas pone en boca de Pelayo unas palabras que son consecuencia del éxito de la situación de euforia que se vive durante el reinado de Alfonso III.  En cuanto al texto musulmán, menos fabulado y desde la perspectiva que da el paso de los siglos, coincide en el fondo con el texto cristiano. El autor, Al-Maqqari, habla de la recuperación por parte de los hispanos de los territorios que los musulmanes les habían arrebatado. 

**Os recuerdo que es un ejemplo y que por lo tanto es mejorable y no un modelo estricto e inmutable**. 

PELAYO Y EL INICIO DE LAS CONQUISTAS CRISTIANAS
(Así podría quedar la redacción final del comentario eliminando los epígrafes)
            El texto cristiano es un fragmento de La Crónica de Alfonso III, de autor anónimo, redactada  a finales des siglo IX. El texto musulmán es un fragmento de Nafh al-tib de al-Maqqari, se basa en numerosas crónicas anteriores y fue escrito en el siglo XVII. Los dos textos son documentos públicos. Por su temática se clasifican como histórico-literarios y aunque los dos son fuentes secundarias, no tienen carácter historiográfico, ya que no se pueden considerar una obra de historia con finalidad investigadora y científica. La obra recopilatoria de Sánchez Albornoz si es una fuente secundaria historiográfica.
            El texto cristiano esta impregnado de alusiones bíblicas. En el primer párrafo el obispo Oppas intenta comprar para su causa a Pelayo, que no va a aceptar. El líder de los cristianos sabe que aunque Dios castigó las iniquidades y pecados  de los godos; como es misericordioso, ayudará a su pueblo a recuperar España y a reparar la derrota. Esta es la idea principal. En el segundo párrafo se manifiesta la victoria de Pelayo, que con la ayuda de Dios aniquila un ejército de 187.000 hombres, 125.000, mueren en la batalla con el milagro de la virgen y 63.000, en la retirada cuando un monte los aplasta. Idea secundaria.
            El texto musulmán se basa en lo que cuentan historiadores precedentes y describe en tres párrafos los acontecimientos acaecidos. El primer párrafo describe como Pelayo se sublevó contra el lugarteniente de Al-Hurr (716-717), le ahuyentaron y se adueñaron del país,  en el reinaron veintidós reyes cristianos hasta la muerte de Abd Al-Rahman III. La idea que subyace es que el autor reconoce el éxito de Pelayo y el de sus sucesores. Idea secundaria.
            Cita el autor en el segundo párrafo a Al-Razi, que escribió; “en tiempos de Anbasa (721-726) se levantó en Galicia un asno salvaje llamado Pelayo”. Es importante lo que indica a continuación porque coincide con los contenidos básicos del texto cristiano; “Desde entonces empezaron los cristianos en al-Andalus a defender contra los musulmanes las tierras que aun quedaban en su poder…”. El autor expresa como el último reducto cristiano después de la conquista de los islamitas; “…la roca donde se refugió el rey llamado Pelayo con trescientos hombres”. Esta es la idea principal del texto musulmán, que da noticia del comienzo de la resistencia y de la organización incipiente de un reino, tratando con desprecio tanto a Pelayo como a su pueblo.
            En el último párrafo el autor pone de manifiesto el desprecio a un enemigo del Islam al que no han podido reducir y las malas condiciones en que se encontraba el ejercito musulmán en una tierra pobre sin medios de subsistencia; “Treinta asnos salvajes ¿qué daño pueden hacernos?”. Para terminar hablando de cómo Pelayo y sus sucesores consiguieron prolongar su reino hasta hoy (S. XVII) y arrebatar lo que los musulmanes habían quitado a los cristianos. Idea secundaria.
            La conquista de la Península por los musulmanes puede considerarse como la continuación de la expansión que comenzó tras la muerte de Mahoma. La conquista no fue difícil en parte por la desorganización del estado visigodo y por la colaboración de destacados godos. El estado andalusí dependiente de Damasco pronto se puso en funcionamiento y desde el 717 Córdoba se convirtió en la capital.
            El foco de resistencia asturiano, supuso la primera derrota de los musulmanes en Europa y durante un siglo el Reino de Asturias fue el único territorio cristiano organizado en la Península y el único, que en su época, freno la expansión musulmana. El núcleo de Pelayo, fue reforzado por otro, el de Alfonso, que se unió a la causa de Pelayo y se caso con su hija Ermesinda, lo que propició su herencia del trono cuando murió el hijo de Pelayo, Favila. En Alfonso I (739 -757) convergieron las dos áreas de la Cornisa Cantábrica que antes se libraron de la presencia de los musulmanes.
            Después de algunos reinados, llega al poder Alfonso II (791-842), un gobierno de medio siglo que se identifica con una coyuntura decisiva en la historia del reino de Asturias, por dos motivos: se afianza y logra superar las dificultades exteriores, y se organiza desde el punto de vista interno. La Crónica Albeldense afirma de este rey, que hizo revivir en Oviedo toda la constitución política de los visigodos y toda su organización eclesiástica. Sánchez-Albornoz se inclina a reducir la restauración del orden gótico, atribuida a Alfonso II, a la formulación de una idea llamada a tener profundas consecuencias en la historia posterior, el llamado “neogoticismo asturleonés”, es decir, la consideración de la monarquía asturiana primero y de la leonesa luego, como directas continuadoras visigodas. 
            Con el largo reinado de Alfonso III (866-910), se desarrolla la etapa más brillante de la historia del reino asturiano. La expansión territorial y un hábil sistema de alianzas, por un lado, la repoblación programada y la afirmación neogótica, por otro, constituyen las directrices fundamentales de todo el proceso político de Alfonso III. Según Menéndez Piral, el optimismo triunfalista que se respiraba en la corte y que traduce finalmente la predicción de la Crónica Profética, constituirá la clave explicativa de la estructura política de España desde el siglo X al XII: la idea imperial leonesa (Álvarez (Coord.), 2013).
            La aportación histórica del texto cristiano, hay que contemplarla desde el punto de vista del clérigo cronista, que utiliza los precedentes bíblicos con un carácter positivo y paralelo, comparando a los hispanogodos con el pueblo judío. Al contemplar el cronista del siglo IX los inicios de la resistencia desde la perspectiva optimista propiciada por las victorias de Alfonso III sobre el Emir Omeya que solicitó una tregua de tres años, las esperanzadas palabras que el narrador tardío pone en boca de Pelayo, cobran su sentido premonitorio (Zabalo, 2004). 
            En cuanto al texto musulmán, Al-Maqqari, escribió una obra que tiene un gran valor histórico, aunque con contradicciones. El texto desprecia a los cristianos como enemigos sometidos y con poca capacidad de reacción, aunque confirma por otro lado su consolidación como resistencia y la prolongación en el tiempo de la misma. Al final desde la perspectiva que da el paso de los siglos el autor, Al-Maqqari, habla de la recuperación por parte de los hispanos de los territorios que los musulmanes les habían arrebatado.  Los dos textos coinciden en la misma idea, desde ese pequeño núcleo astur se inicia la reconquista del territorio cristiano arrebatado por los musulmanes a los godos.
            Unos años mas tarde que comienza la resistencia astur se van formando los núcleos pirenaicos de Aragón y Pamplona. En el 800 los espacios correspondientes a Aragón, Sobrarbe y Ribagorza estuvieron sometidos a los carolingios; desde el 810 destaca un personaje, Aznar Galindo, al frente de un núcleo que desde el 828 aparece identificado como Aragón. Hacia el 800-810, Pamplona se habría librado ya de la posible dependencia fiscal musulmana; la influencia carolingia que sucedió a aquella duró poco tiempo. Fue Iñigo Arista (+851 o 852) el primer personaje destacado de una dinastía que extendía su influencia desde Pamplona hacia el pirineo occidental (Montalvo, 2010).
            Los textos son importantes por la carencia de fuentes en la época altomedieval. Su fiabilidad está en función de la de sus autores, que indudablemente son parte interesada. El cronista hispano del siglo IX, ve los inicios de la resistencia desde el punto de vista de un clérigo habituado a la lectura de las Sagradas Escrituras. Su texto impregnado de referencias bíblicas pone en boca de Pelayo unas palabras que son consecuencia del éxito de  la situación que se vive durante el reinado de Alfonso III.  En cuanto al texto musulmán, menos fabulado y desde la perspectiva que da el paso de los siglos, coincide en el fondo con el texto cristiano. El autor, Al-Maqqari, habla de la recuperación por parte de los hispanos de los territorios que los musulmanes les habían arrebatado. 

Bibliografía y páginas Web.
ÁLVAREZ PALENZUELA, V. A. (coord.) (2011). Historia de España de la Edad Media. Barcelona: Ariel (98-126)
EDUARDO AMAYA VALENCIA. (1948). Reseña a “Claudio Sánchez Albornoz". THESAURUS, Tomo IV. Núm. 2, (427-428).
GONZÁLEZ JIMÉNEZ, M. (2002). Sobre la ideología de la Reconquista: realidades y tópicos. Memoria, Mito Y Realidad en la Historia Medieval. XIII Semana de Estudios Medievales Nájera, (151-170).
MONSALVO ANTÓN, J. M. (2010). Atlas Histórico de la España Medieval. Madrid: Síntesis, (27-44).
Universidad de Sevilla. ZABALO ZABALEGUI, J. EL NÚMERO DE MUSULMANES QUE ATACARON COVADONGA. Los precedentes bíblicos de unas cifras simbólicas. Consultado noviembre 2014. http://institucional.us.es/revistas/historia/31/40%20zabalo.pdf


Taller de historia: métodos y técnicas de trabajo
Centro de la UNED de Barbastro. Noviembre 2014