Entrada destacada

jueves, 30 de noviembre de 2017

DEBERES Y DERECHOS DE UN VASALLO EN EL SIGLO XI

Roldán jura fidelidad a Carlomagno. Manuscrito de un cantar de gesta, c. siglo XIV. (Wikipedia)

El obispo de Chartres escribe (1020) a Guillermo duque de Aquitania, indicándole cuales son las obligaciones de los vasallos (Donado y Echevarría, 2014: 347)
…Quien jura fidelidad a su señor, debe recordar estas seis palabras: incólume, seguro, honesto, útil, fácil, posible.
Incólume, es decir que (el vasallo) no cause daño (a su señor) en lo que se refiere a su cuerpo.
Seguro, es decir que (el vasallo) no cause daño (a su señor) en las cosas secretas o en las fortalezas en las que puede sentirse seguro.
Honesto, es decir (el vasallo) no cause daño (a su señor) en lo tocante a la justicia o en lo que se refiera a su honestidad.
Útil, es decir que (el vasallo) no cause daño (a su señor) en lo referente a sus posesiones.
Fácil o posible, es decir que (el vasallo) no haga difícil lo que el señor podía haber hecho con facilidad, y que no haga imposible lo que podía haber sido posible.
En efecto, es cosa justa que el vasallo se abstenga de estos actos nocivos (hacia su señor); más no por esto merece que se le conceda un beneficio; pues, no basta abstenerse de cometer un mal, si no se realiza un bien.
Por otra parte, debe prestar fielmente su consejo y ayuda a su señor en los seis casos indicados, si quiere ser digno de obtener un beneficio y ser fiel a su juramento; también su señor debe hacer otro tanto en todos los casos, ya que, si no lo hace, en justicia, será considerado desleal, como aquel (el vasallo) si se sorprende contraviniendo estas reglas (será considerado), pérfido y perjuro.

Mario Sanfilippo. Il sistema feudale. Società Editrice Internazionale. Turín, 1983. p. 89. 

Clasificación del documento
Título: Deberes y derechos de un vasallo en el siglo XI
Autor: Fulberto de Chartres, fue alumno de Gerberto de Aurillac (gran intelectual del año mil, llegó a ser papa, Silvestre II). Fulberto es maestrescuela en la escuela episcopal de Chartres, llego a obispo en 1006, gracias al apoyo del Rey Roberto. Fue un erudito del que se conserva abundante correspondencia. Gran señor feudal el mismo y ligado a la vida política, fue especialista en las relaciones feudales y defensor de una determinada concepción de la paz y el orden feudal (Kaplan, 2004)
Mario Sanfilippo (Roma, 1930 - 2016). Licenciado en Historia Medieval y Moderna en la Universidad de Roma (1954). Otros estudios en Nápoles y Florencia. Profesor de Historia Universidad de Trieste. Colaboró ​​en diferentes periódicos y revistas. Publicó números ensayos y monografías, sobre el medievo y el feudalismo, entre otros temas.
Fecha: principios siglo XI
Tipo de documento: el texto comentado es de destino privado y fuente primaria. El trabajo compilador de Mario Sanfilippo, sería una fuente secundaria.
Temática general o naturaleza del texto: Histórico-literario

Esquema del texto o análisis del texto
La carta escrita por Fulberto como defensor de la paz y orden feudal, al duque de Aquitania Guillermo, posiblemente por encargo del Rey o de motu propio, por su buena relación con el Duque, plantea los derechos y deberes del vasallo con su señor. Idea secundaria.
Muestra a Guillermo duque de Aquitania (un territorio conflictivo) los compromisos que ha adquirido al jurar fidelidad y le advierte que con cumplir lo pactado no es suficiente, sino que además tiene que hacer el bien. Idea secundaria.
Para terminar, insiste en que además de en los seis puntos citados, el vasallo preste a su señor consejo y ayuda, si quiere ser digno del feudo y fiel a lo jurado. Y que el señor también debe de comportarse de igual modo en estas cosas con su vasallo. Si no, se tendrá por persona no cumplidora de sus promesas y el vasallo si no las cumple por traidor y desleal. El autor pone de manifiesto el carácter sinalagmático del contrato vasallático (ambas partes tienen obligaciones que cumplir).  Esta puede ser la idea principal. (Kaplan, 2004).
Fulbert en su catedral (Chartres, Bibliothèque municipale, Ms. 4, fol 94) (Wikipedia)
Comentario propiamente dicho
Contexto histórico
Desde finales del siglo X, el mayor problema de Hugo Capeto y sus sucesores Roberto (996-1031) y Enrique I (1031-1060), fue la consolidación de la dinastía y la búsqueda de un lugar político que les valiera, al menos, el respeto de los grandes señores del reino, porque los enfrentamientos con ellos fracasaban por el poderío de aquellos grandes príncipes que era a veces superior al del rey (Ladero, 2001). (Ver mapas de Francia siglo X-XIII)
En el siglo XI los feudos escapan progresivamente al control de los señores, para ir entrando en el patrimonio de los vasallos. Se van imponiendo los feudos hereditarios mediante el pago del relevium; renta anual de un feudo que debe pagar el heredero y nuevo vasallo. Este aumento de poder de los vasallos, muchas veces superior al de sus señores fue una fuente inevitable de conflictos (Kaplan, 2004).
También en este tiempo hay una alteración de la relación feudo-vasallática, pues cada vez más el beneficio o feudo, elemento real, tendrá más importancia y primacía sobre el elemento personal, el vasallaje. Asistimos en el siglo XI a una inversión de los términos, pesando más los aspectos económicos que los personales (Donado, 2014).
Comentario de las ideas principales y secundarias
En este momento de cambio de las relaciones feudo-vasalláticas, Fulberto como defensor de la paz y del orden feudal, escribe al duque de Aquitania Guillermo, recordándole los derechos y deberes del vasallo con su señor.
Fulberto, refuerza la responsabilidad adquirida con su señor, con el compromiso de que no es suficiente no hacer el mal, además tiene que hacer el bien como corresponde a todo noble que se precie.
Para terminar, el autor pone de manifiesto el carácter sinalagmático del contrato vasallático, ambas partes tienen obligaciones que cumplir. 
Los normandos en Sicilia (Wikipedia)
Acontecimientos relacionados
En este tiempo de debilidad de la monarquía franca y de cambios en el régimen feudal, los normandos desembarcan en Inglaterra y el 1 de octubre de 1066, Guillermo de Normandía derrota al rey de Inglaterra en Hastings y consigue el trono inglés.
Guillermo emprendió una serie de reformas en las estructuras políticas y sociales de Inglaterra, imponiendo un fuerte control en todo el territorio. Construyo castillos como centros administrativos y de poder, creando sobre esta estructura una administración más eficiente que el resto de monarquías de la época, convirtiéndose Inglaterra en la primera monarquía feudal propiamente dicha, con el rey en lo más alto de la pirámide feudal y bajo él, prestándole acatamiento, el resto de la nobleza. 
Escudo de Guillermo I el Conquistador (1066-1087) (Wikipedia)
Conclusión
La importancia del texto va en función del autor y del periodo histórico, en este caso Fulberto fue un erudito del que se conserva abundante correspondencia, como gran señor feudal estaba ligado a la vida política y fue un especialista en las relaciones feudales.
Su grado de fiabilidad es incuestionable teniendo en cuenta que es una carta personal y que por lo tanto no está sujeta a matices que quieran influir en lectores ajenos. 

Si quitamos lo epígrafes, simplificamos datos y damos cohesión al texto, el comentario puede quedar así:
“Deberes y derechos de un vasallo en el siglo XI”
Su autor Fulberto de Chartres, fue alumno de Gerberto de Aurillac (gran intelectual del año mil, que llego a ser papa como Silvestre II). Fulberto fue maestrescuela en la escuela episcopal de Chartres, llego a obispo en 1006 gracias al apoyo del Rey Roberto. Fue un erudito del que se conserva abundante correspondencia. Gran señor feudal y ligado a la vida política, fue especialista en las relaciones feudales y defensor de la paz y el orden feudal (Kaplan, 2004)
Fue escrito en el año 1020, es un documento con destino privado y una fuente primaria. Mientras que el trabajo compilador de Mario Sanfilippo es una fuente secundaria. Por su temática es Histórico-literario.
La carta escrita por Fulberto como defensor de la paz y del orden feudal al duque de Aquitania Guillermo, plantea los derechos y deberes del vasallo con su señor. Muestra a Guillermo duque de Aquitania los compromisos que ha adquirido al jurar fidelidad y le advierte que con cumplir lo pactado no es suficiente, además tiene que hacer el bien. 
Para terminar, insiste en que además de en los seis puntos citados, el vasallo preste a su señor consejo y ayuda, si quiere ser digno del feudo y fiel a lo jurado. Y que el señor también debe de comportarse de igual modo en estas cosas con su vasallo. Si no, se tendrá por persona no cumplidora de sus promesas y el vasallo si no las cumple por traidor y desleal. El autor pone de manifiesto el carácter sinalagmático del contrato vasallático (ambas partes tienen obligaciones que cumplir) (Kaplan, 2004). Este último párrafo puede ser la idea principal y el anterior las ideas secundarias.
Comenzamos el contexto histórico a finales del siglo X, cuando el mayor problema de Hugo Capeto y sus sucesores Roberto y Enrique I era la consolidación de la dinastía y la búsqueda de un lugar político que les valiera, al menos, el respeto de los grandes señores del reino, porque los enfrentamientos con ellos fracasaban por el poderío de aquellos grandes príncipes, a veces superior al del rey (Ladero, 2001). 
En el siglo XI los feudos escapan progresivamente al control de los señores para ir entrando en el patrimonio de los vasallos. Se van imponiendo los feudos hereditarios mediante el pago una renta. Este aumento de poder de los vasallos, muchas veces superior al de sus señores fue una fuente inevitable de conflictos (Kaplan, 2004). 
También en este tiempo hay una alteración de la relación feudo-vasallática, pues cada vez más el beneficio o feudo, tendrá más importancia y primacía sobre el vasallaje. Asistimos en el siglo XI a una inversión de los términos, pesando más los aspectos económicos que los personales (Donado, 2014). 
En este momento de cambio de las relaciones feudo-vasalláticas, Fulberto, como defensor de la paz y del orden feudal, escribe al duque de Aquitania Guillermo, recordándole los derechos y deberes del vasallo con su señor. Fulberto insiste en que no es suficiente con no hacer el mal, además tiene que hacer el bien como corresponde a todo noble que se precie. Para terminar, el autor pone de manifiesto que en el contrato vasallático ambas partes tienen obligaciones que cumplir. 
En este tiempo de debilidad de la monarquía franca y de cambios en el régimen feudal, los normandos desembarcan en Inglaterra y el 1 de octubre de 1066, Guillermo de Normandía derrota al rey de Inglaterra en Hastings y consigue el trono inglés. 
Guillermo emprendió en Inglaterra una serie de reformas en las estructuras políticas y sociales, imponiendo un fuerte control en todo el territorio mediante la construcción de castillos como centros administrativos y de poder. Creando sobre esta estructura una administración más eficiente que el resto de monarquías de la época, convirtiéndose Inglaterra en la primera monarquía feudal propiamente dicha, con el rey en lo más alto de la pirámide feudal y bajo él, prestándole acatamiento, el resto de la nobleza.
La importancia del texto va en función del autor y del periodo histórico, en este caso Fulberto fue un erudito del que se conserva abundante correspondencia. Como gran señor feudal estaba ligado a la vida política y fue un especialista en las relaciones feudales. Su grado de fiabilidad es incuestionable teniendo en cuenta que es una carta personal y que por lo tanto el texto no está sujeto a matices que quieran influir en lectores ajenos.

Bibliografía
DONADO VARA, Julián y ECHEVARRÍA ARSUAGA, Ana: La Edad Media I (siglos V-XII). Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2014. (317-328). 
DUBY, G.: Atlas histórico. Madrid: Debate, 2001. (121 y 123)
ECHEVARRÍA, A. Y RODRIGUEZ, J.M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces, 2013. (108-112). 
KAPLAN, Michel (dir.): Edad Media, siglos IV-X. Granada: Universidad de Granada, 2004. (88-94) (104-105)
LADERO QUESADA, Miguel A: Historia Universal Edad Media. Volumen II. Barcelona: Vicens Vives, 2001. (357-360) (367)

martes, 2 de mayo de 2017

COMENTARIO DE TEXTO: GUILLERMO DE OCKHAM

Imagen de Guillermo de Ockham de un vitral de un templo en Surrey (Wikipedia)


Clasificación del documento
Título. Críticas de Guillermo de Ockham al papado de Aviñón.
Autor. Guillermo de Ockham.
Fecha. Segundo cuarto del siglo XIV.
Tipo de documento. Texto de carácter público.
Tipo de fuente. Es una fuente primaria, el texto es un fragmento del libro de Ockham, “De imperatorum et pontificum potestate”.
Temática general o naturaleza del texto. Texto escrito por el inglés Guillermo de Ockham, filósofo y teólogo franciscano, que influenciado por Scoto defendió la separación entre fe y razón, y llegó a ser el máximo represéntate del pensamiento nominalista, se enfrentó a los partidarios de la doctrina escolástica. Es un texto de carácter narrativo de orientación político-religiosa.  

Esquema del texto. Jerarquía de ideas
Idea principal. El rechazo a la teocracia pontificia establecida en Avignon como forma de gobierno interno de la Iglesia. 
Idea secundaria. Las graves abusos e injusticias que la estructura política pontificia, estaba cometiendo en diferentes colectivos.
Idea secundaria. El mismo Ockham propone la solución al problema planteado por la teocracia pontificia: establecer las verdaderas competencias del Papa.

Comentario propiamente dicho
Contexto histórico
A lo largo del siglo XIII se sucedieron en Europa una serie de acontecimientos de gran importancia para tiempos posteriores. La difusión, conocimiento y estudio de las obras de Aristóteles cambiarán el pensamiento de esta época de la mano de San Alberto Magno y de su discípulo Santo Tomas de Aquino (1225-1274), máximo representante de la escolástica; pensamiento muy próximo al papado que explica la verdad revelada con el principio de que la verdad es una y por lo tanto no puede haber contradicción entre la verdad revelada y la racional, fe y razón.
Casi al mismo tiempo surgirá otra corriente contraria, el nominalismo, iniciada por el franciscano Juan Duns Scoto (1266-1308), que será llevada a la máxima expresión por su discípulo Guillermo de Ockham, estableciendo la separación total entre fe y razón.
En ese tiempo, las emergentes ciudades con nuevas formas de vida y pensamiento, hacen que las órdenes monásticas de ámbito rural se queden aisladas, dejando un hueco que será cubierto por las nuevas órdenes mendicantes que bajo el principio de pobreza evangélica tomarán el relevo en el desarrollo espiritual de la sociedad europea, sirviendo como modelo los Dominicos y Franciscanos, que pese a sus diferencias con la Iglesia se mantendrán fieles a su autoridad. Mucha importancia tuvo en la difusión de estas nuevas ideologías la proliferación de las universidades de la mano de los nuevos poderes y la invención de la imprenta.  
El siglo XIV es un siglo de grandes crisis, en lo político con el afianzamiento de los estados nacionales y en lo religioso con la ruptura de la unidad de la Iglesia Católica por el Cisma y sus consecuencias, la debilidad del papado y la decadencia de la escolástica, que tiene poco que ofrecer a las nuevas cuestiones que interesan al hombre que surge con el Renacimiento y que se plasmarán en el Humanismo, con inquietudes que se alejan cada vez mas de los problemas que había suscitado la escolástica durante el siglo XIII.
Comentario de las ideas principales y secundarias
Ockham se muestra en desacuerdo con el excesivo poder de los papas y sobre todo por la forma en que es utilizado para su conveniencia. Entiende que las causas de este poder absoluto están en dos cuestiones básicas, el origen divino de su poder y su carácter ilimitado, que otorgaban al Papa la “plenituto potestatis” para intervenir en cuestiones teológicas y políticas.   
Para el autor, las injusticias y los abusos cometidos por el papado amparándose en su poder absoluto, sirven para demostrar que la teocracia pontificia no es la mejor forma de gobierno de la Iglesia, por lo que debe de ser cambiada. No solo critica el excesivo poder del Papa, sino que propone la solución al problema: establecer las verdaderas competencias del Papa.
Acontecimientos relacionados
Las doctrinas de Óckam y el averroismo, con su teoría de la doble verdad, abrieron una nueva forma de pensamiento, la llamada vía moderna, que llevará a incrementar el estudio de la física, las matemáticas y la lógica, sobre todo en las universidades inglesas, que rompieron durante el siglo XIV la unidad de pensamiento que caracterizó el siglo XIII.

Conclusión
El texto es importante, es parte de una obra que refleja un nuevo pensamiento filosófico, el nominalismo, que esencialmente separa la fe y la razón, la filosofía y la teología, la Iglesia y el Imperio. La credibilidad del texto esta fuera de toda duda, ha llegado a nosotros tal cual lo escribió Guillermo de Ockham.

Bibliografía.
Donado Vara, J.; Echevarría Arsuaga, A. y Barquero Goñi, C.: La Edad Media (siglos XIII-XV). Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2014.
Duby, G.: Atlas histórico. Madrid: Debate, 1997, (1ª ed. 1989).
Echevarria, A. y Rodríguez, J. M.: Atlas histórico de la Edad Media. Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2013.
Kinder, H. y Hilgemann, W.: Atlas histórico mundial. I. De los orígenes a la Revolución francesa. Madrid: Istmo, 1996, (18ª ed.), 1983 (1ª ed.).
López Pita, P. y Ladero Quesada, M. F.: Los siglos medievales del occidente europeo. Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces, 2016.