Entrada destacada

EL SISTEMA DE HOSPITALIDAD EN LA LEY BURGUNDIA: UN COMENTARIO DE TEXTO, PASO A PASO

L. R. De Salis, MGH, Leges nationum germanicarum, 2, Hannover, 1892.  El sistema de hospitalidad en la Ley Burgundia A propósito ...

sábado, 15 de noviembre de 2014

"LA BATALLA DE SIMANCAS". UN COMENTARIO A PARTIR DE DOS TEXTOS COMPILADOS POR CLAUDIO SÁNCHEZ-ALBORNOZ EN SU OBRA, "LA ESPAÑA MUSULMANA"

Ramiro II, rey de León. 
Texto cristiano
Anales Castellanos Primeros[1]: Doble y terrible derrota del primer Califa de Córdoba
En la era 977 [939], a saber, en la segunda feria (lunes) a la hora tercia mostró Dios un signo en el cielo y el sol se convirtió en tinieblas durante casi una hora en todo el mundo. Después, a los dieciocho días, el séptimo de los idus de agosto [6 agosto] en el día que los cristianos celebran a los santos Justo y Pastor, tercera feria (martes), vinieron los cordobeses a Simancas con su nefandísimo rey Abd al-Rahman y con todo su ejército y fijaron allí su campamento. Encontraron al rey Ramiro y sus condes que salieron reunidos con él y con sus huestes, a saber: Fernán González y Asur Fernández y otra multitud de guerreros. Ayudándoles Dios, cayeron sobre los moros y mataron a espada ese día casi tres mil y quizá más; y allí fue capturado el moro Abu Yahya. Dieciséis días después, el doce de las calendas de septiembre [21 agosto], mientras los moros huían y trataban de salir de tierra de cristianos, les salieron al encuentro en un lugar llamado Leocaput, junto al río Verbera, y allí fueron dispersados los islamitas y bastantes fueron muertos y despojados. Y se alegraron mucho los cristianos, porque volvieron con muchas riquezas y se regocijaron de sus despojos y está llena de ellos Galicia y Castilla y Álava y Pamplona, con su rey García Sánchez. ¡Gracia a Dios!
Texto musulmán
Kitab Amal al-a‘lam[2] de Ibn al-Jatib
Luego Dios le afligió (a Al-Nasir) y le sometió a prueba con la conocida batalla en que padeció duro trato a manos del enemigo de Dios Radmir, hijo de Urdun, el día viernes 11 del mes de sawwal del año 327, frente a la ciudad de Sant Mankas, en el país de los Rumíes (los cristianos), después de una lucha que duró varios días y en la cual se desarrolló la pugna entre ambas partes de la manera más violenta y ardua, llevando la iniciativa el enemigo.
Los musulmanes experimentaron una derrota inaudita, que fue suscitada por un grupo de hombres de la división militar que dependía directamente de Al-Nasir, quienes, envidiosos de los favores que Dios le había acordado, no le aconsejaron lealmente acerca de la conducción de la lucha, sucediendo que al entrar en acción una vez más la caballería se descalabraron las líneas de combate muslímicas. Entonces el enemigo compelió a los musulmanes a replegarse hacia una fosa profunda, por la que se hace referencia a la batalla. En dicha fosa fueron cayendo los hombres hasta que la cubrieron de borde a borde.
Huyó Al-Nasir, abandonando sus campamentos, de los que se apoderó el enemigo, con todos los pertrechos y demás elementos que en ellos había. Ahí perdió Al-Nasir su Corán y su coraza, cosas ambas de un valor inapreciable, que luego recuperó.
Cuando estuvo fuera de peligro, despachó a Córdoba, de modo que llegaran antes del grueso de las tropas, una cantidad de milicianos de su escolta, quienes comunicaron la buena nueva de que Al-Nasir se hallaba sano y salvo, y, en cumplimiento de sus órdenes prepararon rollos y cruces a orillas del río.
Al llegar a la ciudad hizo apresar alrededor de trescientos hombres de la caballería, a los que clavaron en dichos rollos y cruces, haciendo difundir Al-Nasir una proclama en la que decía: “Este es el castigo que corresponde a los que han traicionado al Islam, engañando a su pueblo y sembrando la confusión en las filas del ejército de la Guerra Santa”. Luego erigieron aquellos maderos con las víctimas y las alancearon a la vista de la gente, hecho lo cual Al-Nasir se fue a su palacio. Desde esta campaña ya no emprendió otra personalmente. Más tarde Dios le favoreció con victorias sobre los reyes cristianos y la toma de sus comarcas, como no lo había hecho en beneficio de ninguno de sus predecesores.
SÁNCHEZ-ALBORNOZ, C. La España musulmana, Op. cit., vol. I, pp. 337-339.

Consulta de términos en glosarios, diccionarios, etc.
-  Era Hispánica: esta sitúa el comienzo el 1 de enero del 38 a. C, relacionado con la conquista y pacificación de la península Ibérica por Roma. Cuyo final es en el 716 de la Fundación de Roma.
-  Partición del mes en el Mundo Romano: Los dividían en tres partes que se correspondían con las fases de la luna.
o  Calendas, fase de la luna nueva. Estas son el primer día de cada mes.
o  Nonas, luna en primer cuarto. Se corresponde con el día 7, meses de marzo, mayo, julio y octubre, y en el resto de los meses con el día 5.
o Idus, luna llena. Caen en día 15, los meses, marzo, mayo, julio y octubre, y en el resto de los meses en el día 13.
- Al-Nasir: Abderramán III
- Ramiro: Ramiro II rey de León
- Fernán González: conde de Castilla.
- Asur Fernández: noble leones.
- Leocaput, junto al río Verbera: Monleón y el río Yerbera.
- García Sánchez: hijo de la reina Toda de Navarra.
- Abu Yahya: gobernador de Zaragoza.
- Radmir, hijo de Urdun: Ramiro II hijo de Ordoño II de León.

Claves para comprender el documento
Esta compilación de trozos de autores islamitas y cristianos ha sido cuidadosamente escogida. El resultado es una obra de gran precisión histórica. El autor acude a las dos fuentes, la cristiana y la musulmana. Sánchez-Albornoz deja hablar a los historiadores, compiladores, cronistas, príncipes, místicos, alfaquíes, poetas, etc.; en fin, a todos aquellos que dejan vislumbrar algo del íntimo vivir del Al-Andalus. 
Texto cristiano:
“Anales castellanos primeros”. Así llama Gómez Moreno al antes denominado “Cronicón de San Isidoro de León”, breve relato en forma de anales del siglo X, que comprende desde la predicación de Mahoma hasta la batalla de Simancas (939). M. Gómez Moreno, “Anales castellanos”. Discurso de recepción en la Real Academia de la Historia (Madrid, 1917) Págs. 23-24. 
Está escrito en un momento trascendente de la expansión de los reinos cristianos y propio de la labor de exaltación de los cronistas (S X).
Texto musulmán:
Gestas de los hombres ilustres. Escrito en su huida al Magreb donde murió en 1374. José Lirola Delgado: “Ibn al-Jatib, Saber y poder en la Granada nazarí”. 
Al contrario que el texto cristiano, esta escrito en momentos de crisis y de continuos enfrentamientos entre islamitas, el autor glosa en este texto a los antiguos dignatarios musulmanes. 

1) Clasificación del documento
La versión cristiana. Anales Castellanos Primeros: Doble y terrible derrota del primer Califa de Córdoba. Anales castellanos primeros es el titulado antiguamente Cronicón de San Isidoro de León, breve relato en forma de anales del siglo X.
La versión islámica. Kitab Amal al-a‘lam de Ibn al-Jatib. Gestas de los hombres ilustres, escrito por Ibn al-Jatib en el siglo XIV en el Magreb, donde murió en 1374.
Los dos textos son documentos públicos. El cristiano puede considerarse una fuente primaria. El texto musulmán escrito en el siglo XIV puede clasificarse como una fuente secundaria.
Ambos textos se pueden clasificar por su temática, como histórico-literarios.  El texto musulmán aunque fuente secundaria, no se puede considerar una obra de historia con finalidad investigadora y científica.
La obra recopilatoria de Sánchez Albornoz es Historiográfica y por la tanto una fuente secundaria.

2) Esquema del texto (o análisis del texto)
En el fondo del texto cristiano esta el contenido divino de la victoria.
La idea principal del texto es la victoria de los cristianos unidos; el rey Ramiro y sus condes que salieron reunidos con él y con sus huestes, a saber Fernán González y Asur Fernández y otra multitud de guerreros. Ayudándoles Dios, cayeron sobre los moros y mataron a espada ese día casi tres mil.
Otra idea, esta secundaria, es el botín, unos de los objetivos de la victoria, tan necesario para la vida de los reinos cristianos; mientras los moros huían y trataban de salir de tierra de cristianos, les salieron al encuentro y bastantes fueron muertos y despojados, obtuvieron un gran botín, que llega a Galicia, Castilla, Álava y Pamplona. Gracia a Dios.
También en el texto musulmán la idea de que Dios esta sobre todo, Dios  le pone a prueba con la derrota, pero más tarde le favorece con victorias sobre los reyes cristianos y la toma de sus comarcas como no lo había hecho en beneficio de ninguno de sus predecesores.
La idea principal es la derrota inaudita motivada en este caso por la traición de parte de sus tropas, producto de la envidia a los favores que Dios había otorgado a Abderramán.
La otra idea del texto es consecuencia de las anteriores, el castigo para los que han traicionado al Islam, a la guerra santa, es el mismo contenido ideológico.

3) Comentario propiamente dicho
a) Contexto histórico
El medio siglo de anarquía musulmana había permitido a los reinos y condados cristianos afianzar y extender sus fronteras, especialmente en la parte occidental y en la zona este de los Pirineos, donde pamploneses y asturianos llevan a cabo una política conjunta frente a Córdoba y contra los caudillos semi-independientes de Zaragoza, a los que se unirán en ocasiones contra los cordobeses.
Los avances de Alfonso III de León por el norte de Portugal, fueron continuados por Ordoño II, que resistió el ataque del emir sobre San Esteban de Gormaz y atacó Talavera, al tiempo que Sancho Garcés de Navarra saqueaba, Nájera, Tudela y Valtierra. Ambos son derrotados por el emir en Valdejunquera (920).  
La división de los musulmanes facilitan el avance de los cristianos y estos se detienen por falta de acuerdo entre reyes o por problemas internos de reinos o condados. Las luchas por el poder en León a la muerte de su rey Ordoño II (924), dejan aislado al monarca navarro cuya capital es saqueada por el emir.
Cuando Ramiro II de León logra unir a la reina Toda de Navarra y al conde castellano Fernán González, reunidos, derrotan al califa en Simancas (939). Tras la muerte de Ramiro II, será cuando el califa explotará la rivalidad entre Castilla y león; también entre los pretendientes al trono leones, y entre la monarquía Navarra y los reyes leoneses, en un intento de dividir y lanzar a unos cristianos contra otros, de forma que las fronteras musulmanas no sean molestadas.
b) Comentario de las ideas principal y secundaria
Vemos como en los dos textos la idea del apoyo divino es utilizada. Se da importancia en el texto cristiano a la unión. En Simancas derrotan al ejército de Abd al-Rahman, el rey Ramiro II de León, Fernán González, Asur Fernández y otra multitud de guerreros. Entablada la batalla, se produjo, al parecer, la defección de una parte del ejército musulmán. Que serán castigados por haber traicionado al Islam
El botín era muy importante para la vida de los reinos cristianos, mientras los moros se retiran, les vuelven a atacar y son despojados de sus bienes, precisamente aprovechándose de la retirada, obteniendo un gran botín, que llega a Galicia, Castilla, Álava y Pamplona.
c) Acontecimientos relacionados
Se convierte el califa en árbitro de las querellas entre cristianos. Abd al-Rahmán y al-Hakam II lograron la sumisión de los cristianos a través de una hábil política intervensionista, acompañada cuando era preciso del envió de expediciones militares, en los años de minoridad de Hisham II (976-1013), en que Almanzor fue su administrador, alternó la diplomacia con las campañas de castigo, que tienen objetivos religiosos y económicos.

4)      Conclusión.
El texto es importante por ser este un periodo histórico sin demasiadas fuentes. Su fiabilidad está en función de la de sus autores, que indudablemente son parte interesada.
El autor musulmán llegó a ser visir de la corte Granadina (S. XIV) y en el libro de historia que recoge el texto glosa las glorias pasadas de la estirpe gobernante.
En cuanto al texto cristiano recordemos que la idea de la unidad de España bajo la dirección de los reyes astures-leoneses-castellanos, tiene en Covadonga su punto de arranque y en los cronistas mozárabes del siglo IX los primeros defensores, cuyos pasos seguirán casi todos los cronistas medievales y numerosos historiadores.
Lo indudable es que con enfoques diferentes, ambos textos coinciden en la gran derrota que sufre Abderramán.

**Os recuerdo que es un ejemplo y no un modelo estricto e inmutable**. 
Comentario del texto nº 3. Tema VII
(Así podría quedar la redacción final del comentario)
“Los anales castellanos primeros” fueron titulados antiguamente “Cronicón de San Isidoro de León”; son breves relatos en forma de anales y fueron escritos en el siglo X. Las “Gestas de los hombres ilustres”, fue escrito por Ibn al-Jatib en el siglo XIV en el Magreb, donde murió en 1374.
Los dos textos son documentos públicos. El cristiano puede considerarse una fuente primaria. El texto musulmán escrito en el siglo XIV, una fuente secundaria. Se pueden clasificar por su temática, como histórico-literarios, el texto musulmán aunque fuente secundaria, no se puede considerar una obra historiográfica con finalidad investigadora y científica.
Lo que subyace en el texto cristiano es el apoyo divino que reciben, aunque la idea principal del texto es la victoria de los cristianos unidos; el rey Ramiro y sus condes  salieron reunidos y con sus huestes, ayudándoles Dios, cayeron sobre los moros y mataron a espada ese día casi tres mil. Otra idea esta secundaria, es el botín, unos de los objetivos de la victoria; mientras los moros huían les salieron al encuentro y obtuvieron un gran botín. Gracia a Dios.
También en el texto musulmán es importante el apoyo divino, en este caso Dios pone a prueba a Abd al-Rahman con la derrota, pero más tarde le favorece con victorias sobre los reyes cristianos como no lo había hecho en beneficio de ninguno de sus predecesores. La idea principal es la derrota inaudita motivada en este caso por la traición de parte de sus tropas. La otra idea del texto es consecuencia de las anteriores, el castigo para los que han traicionado al Islam.
            El medio siglo de anarquía musulmana había permitido a los reinos y condados cristianos afianzar y extender sus fronteras, especialmente en la parte occidental y en la zona este de los Pirineos, donde pamploneses y asturianos llevan a cabo una política conjunta frente a Córdoba y contra los caudillos de Zaragoza, a los que se unirán en ocasiones contra los cordobeses.
            Los avances de Alfonso III de León por el norte de Portugal, fueron continuados por Ordoño II, pero ambos fueron derrotados por el emir en Valdejunquera en el año 920. La división de los musulmanes facilitan el avance de los cristianos y estos se detienen por falta de acuerdo entre reyes, o por problemas internos de reinos o condados. Las luchas por el poder en León a la muerte de su rey Ordoño II en el 924, dejan aislado al monarca navarro cuya capital es saqueada por el emir.
            Cuando Ramiro II de León logra unir a la reina Toda de Navarra y al conde castellano Fernán González, reunidos derrotan al califa en Simancas en el año 939. A la muerte de Ramiro II el califa explota la rivalidad entre los cristianos en un intento de dividirlos y enfrentarlos, para que las fronteras musulmanas no sean molestadas.
Dios apoyaba a los cristianos, reunidos, dirigidos por el rey Ramiro II de León, que con sus condes, Fernán González de Castilla, Asur Fernández de León, sus huestes y otra multitud de guerreros, derrotan en Simancas al ejército de Abd al-Rahman, que es puesto a prueba por Dios. Entablada la batalla, se produjo, al parecer, la defección de una parte del ejército musulmán, que mas tarde castigará el Califa por haber traicionado al Islam. El botín era muy importante para la vida de los reinos cristianos, mientras los moros se retiran, les vuelven a atacar y son despojados de sus bienes, precisamente aprovechándose de la retirada, obteniendo un gran botín, que llega a Galicia, Castilla, Álava y Pamplona.
Se convierte el califa en árbitro de las querellas entre cristianos. Abd al-Rahmán y al-Hakam II lograron la sumisión de los cristianos a través de una hábil política intervensionista, acompañada cuando era preciso del envió de expediciones militares. En los años de minoridad de Hisham II (976-1013), en que Almanzor fue su administrador, alternó la diplomacia con las campañas de castigo que tienen objetivos religiosos y económicos.
            El texto es importante por ser este un periodo histórico sin demasiadas fuentes y por que acude a las dos partes, la cristiana y la musulmana.
            Su fiabilidad está en función de la de sus autores, que son parte interesada, el autor musulmán glosa las glorias pasadas de la estirpe gobernante. En cuanto al texto cristiano recordemos que la idea de la unidad de España bajo la dirección de los reyes astures-leoneses-castellanos, tiene en Covadonga su punto de arranque y en los cronistas mozárabes del siglo IX los primeros defensores, cuyos pasos seguirán casi todos los cronistas medievales y numerosos historiadores. Con enfoques diferentes, ambos textos coinciden en la gran derrota que sufre Abderramán.

Bibliografía
ÁLVAREZ PALENZUELA, V. A. (coord.). Historia de España de la Edad Media. Barcelona: Ariel, 2011.
MARTÍN RODRÍGUEZ, J.L. Manual de Historia de España. Vol. 2: La España Medieval. Madrid: Historia 16, 1993.
MONSALVO ANTÓN, J. M. Atlas Histórico de la España Medieval. Madrid: Síntesis, 2010.




[1] Anales castellanos primeros. Así llama Gómez Moreno al antes denominado Cronicón de San Isidoro de León. Breve relato en forma de anales que procede del siglo X. Comprende desde la predicación de Mahoma hasta la batalla de Simancas (939). Edición: M. Gómez Moreno, Anales castellanos. Discurso de recepción en la Real Academia de la Historia (Madrid, 1917), págs. 23-24.
[2] Gestas de los hombres ilustres. Escrito en su huida al Magreb donde murió en 1374. José Lirola Delgado: Ibn al-Jatib, saber y poder en la Granada nazarí.

No hay comentarios: